Al acabar el curso, en cada uno de los centros de Cáritas, voluntarios y trabajadores se reúnen para evaluar la labor que realizan desde las distintas áreas en las que se organiza el trabajo: centralita, acompañamiento, talleres, plancha y costura, cocina, trabajo de calle, etc. En el caso de Pozo Dulce, el centro para personas sin hogar gestionado por Cáritas con la colaboración y el buen hacer de las Hijas de la Caridad que residen en el centro, la evaluación tuvo lugar el pasado lunes, 23 de mayo.

Los voluntarios aprovecharon este momento para poner sobre la mesa una serie de propuestas de mejora para el próximo curso.  Del mismo modo, coincidieron al destacar la satisfacción personal que han experimentado al poder servir a los más necesitados, desde el trabajo directo con los acogidos.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

INFORME FOESSA 2019

Calendario

Enero 2020
L M X J V S D
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2