La red Cáritas está en plena movilización de recursos para ayudar a las damnificados en las zonas más afectadas. Los miembros de los equipos de ayuda humanitaria de Caritas Filipinas que han accedido ya a las zonas siniestradas han mostrado su desolación ante las escenas de devastación que están presenciando a raíz de las secuelas del tifón “Haiyan”, que azotó este país asiático el pasado viernes.

“Es como si hubieran lanzado bombas nucleares”

Desde Tacloban City, en Leyte, Rey Barnido, miembro del personal de Caritas Filipinas presente en el terrero, ha informado que "el hospital regional está desbordado de pacientes que necesitan ayuda. Hay muertos por todas partes. No hay agua ni energía. Los voluntarios están tratando de gestionar este desastre. Es como si hubieran lanzado bombas nucleares".

Cáritas moviliza ayuda en las zonas afectadas

La red Caritas está en pleno proceso de movilización contra reloj de recursos para ayudar a los damnificados en las zonas más afectadas. Se calcula que hay al menos 3,6 millones de personas concentradas en una vasta franja de 50 kilómetros de ancho sobre la ruta directa seguida por el tifón.

Caritas Filipinas y la Iglesia local, a través de las diócesis y las parroquias de las áreas siniestradas, ya han sido capaces de canalizar alimentos hacia algunas de las zonas más afectadas. En breve se pondrán a disposición de los afectados sendos suministros de 18.000 lonas para refugios temporales, y de agua, productos de higiene y artículos no perecederos para 5.000 familias. Asimismo, está en marcha un programa de “dinero por trabajo comunitario” destinado a la retirada de escombros.

 

Destrucción masiva

 

Un equipo de Caritas llegó ayer a Ormoc, en Leyte, y viaja hoy a Palo. Sus primeros informes hablan de que los caminos están llenos de escombros, la mayoría de las viviendas resultan inhabitables debido a los daños y hay numerosos edificios destruidos.

Como señaló ayer durante una teleconferencia convocada por Cáritas Internationalis desde Roma, el padre Edwin Gariguez, secretario ejecutivo de Caritas Filipinas, existe el temor de otras áreas a las que todavía no se ha accedido estén igual de afectadas.

La isla de Sama, el primer lugar de Filipinas donde la tormenta tocó tierra, cuenta con una población de más de 700.000 personas. Allí se han confirmado ya cientos de muertos y miles de desaparecidos. Giporlos y Catbalogan han informado que están "totalmente destruidos" y 2.000 personas figuran como desaparecidas en Basey.
"Estamos recibiendo informes de Panay y Biliran diciéndonos que la situación allí es muy grave, con viviendas arrasadas y muchas bajas. Los damnificados carecen de las necesidades básicas", señaló Fr. Gariguez en la teleconferencia.

Respuesta coordinada de la red Cáritas

Durante esa primera reunión operativa de la red internacional de Cáritas para articular una respuesta coordinada a la emergencia, se constató que las necesidades más grandes son alimentos, agua y saneamiento, material de refugio y medicinas.
Cáritas Filipinas manifestó su deseo de que la red Cáritas Internationalis envíe al país un ERST (Equipo de Apoyo  de Respuesta a Emergencias) para apoyarles de cara a este desastre.

Por su parte, las Cáritas participantes en la teleconferencia –Cáritas Española entre ellas— anunciaron el envío inicial de fondos a Cáritas Filipinas para afrontar la fase inicial de esta emergencia por un importe total de 1.435.000 euros. Cáritas Española aporta inicialmente 200.000 euros.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

INFORME FOESSA 2019

Calendario

Diciembre 2019
L M X J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5