Cáritas Cubana ha puesto en marcha un plan de emergencia para socorrer a los miles de damnificados por los huracanes “Isidore” y Lili”, que, en el plazo de 11 días, arrasaron a finales de septiembre, la zona sur de la isla, sobre todo las provincias de La Habana, Pinar del Río e Isla de la Juventud, donde fueron evacuadas cientos de miles de habitantes. Según datos proporcionados por la Cáritas local, los huracanes dejaron seriamente dañadas más de 37.000 viviendas, de las cuales un diez por ciento fueron completamente arrasadas, además de originar la pérdida de cosechas y el colapso de las infraestructuras de servicios básicos como la salud y la educación.

Las acciones puestas en marcha por la Cáritas de Cuba desde los primeros momentos tras la catástrofe se dirigieron, de forma prioritaria, a socorrer a los damnificados a través de una acción coordinada con las autoridades cubanas y con la propia red local e internacional de Cáritas. Las áreas de intervención se están centrando en el reparto de alimentos y medicinas para los evacuados en Isla de la Juventud y Pinar del Río, el apoyo a proyectos de reparación de viviendas y la instalación de módulos temporales para alojamiento de familias, la ejecución de programas de rehabilitación agrícola y el acompañamiento en los ámbitos parroquiales de los grupos de población más vulnerables. Además de las ayudas aportadas por el conjunto de la red internacional de Cáritas, Cáritas Cuba ha demandado ayuda inicial de emergencia a las vecinas Cáritas Miami y Cáritas Norteamericana (CRS).

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

INFORME FOESSA 2019

Calendario

Agosto 2019
L M X J V S D
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31 1