“Un regalo enorme del Señor”, así resumen su experiencia los cuatro malagueños participantes en el Primer Encuentro de voluntariado joven de Cáritas, en el que se han encontrado durante un fin de semana más de 150 jóvenes de 39 Cáritas Diocesanas con el objetivo de compartir experiencias y priorizar la línea de trabajo que oriente los esfuerzos a potenciar el programa Cáritas Joven.

Zacarías, Silvia, Mari Carmen y Lole son cuatro voluntarios de Cáritas que asistieron desde Málaga al Primer Encuentro de voluntariado joven de Cáritas celebrado en Madrid el pasado mes de octubre. Jóvenes de toda España compartieron unos días intercambiando experiencias y reafirmando su compromiso con Jesucristo a través de su vivencia junto a las personas más desfavorecidas.

Las “ganas de concretar el compromiso cristiano en algo tangible” es lo que hizo que Zacarías, de 24 años, entrara a formar parte de la Cáritas Parroquial San Juan de Dios. A esa misma Cáritas Parroquial pertenece Lole, de 31 años. Allí lleva varios años realizando la acogida, en contacto directo con la realidad y necesidades de sus vecinos. Su incorporación al grupo fue algo natural, pues en su Cáritas es habitual que los miembros del equipo den a conocer la labor que desarrollan a todos los grupos parroquiales, haciéndoles sentir parte en todo momento.

Personas jóvenes comprometidas

Desde la provincia, Silvia y Mari Carmen también vivieron la experiencia del encuentro con otras personas jóvenes comprometidas como ellas. Silvia tiene 30 años y pertenece a la parroquia San Antonio de Padua en Vélez-Málaga, Mari Carmen tiene 26 y está en el grupo de la parroquia de La Encarnación de El Burgo. Se decidieron a participar en sus Cáritas Parroquiales gracias al padre Eugenio, la primera, y al proyecto de sensibilización de jóvenes que se llevó a cabo en el arciprestazgo Ronda-Serranía “Transformando nuestro mundo”, la segunda.

El encuentro sirvió para potenciar el sentimiento de pertenencia a la Iglesia. “Todos los participantes partimos de un grupo parroquial de jóvenes, y tenemos un denominador común que es nuestra fe en Jesús”, comenta Silvia.

Durante el fin de semana, se presentaron varias experiencias de distintas Cáritas Diocesanas, también se realizaron varios talleres y se reflexionó por grupos sobre temas como la migración, el cuidado de la creación, el empleo y los derechos humanos.
Silvia destaca que la transmisión de qué es Cáritas se realiza por la vivencia y el ejemplo, como dice ella: “Cáritas hay que vivirla, hay que sentirla”. Por eso, además de todo lo tratado, en el encuentro se presentó el proyecto de campo de trabajo de cooperación internacional de quince días en Palestina.

En cuanto a la experiencia que viven en sus parroquias, Mari Carmen ha descubierto la realidad de muchas familias de su pueblo y del gran trabajo de aquellos que prestan su ayuda en silencio, sin anunciar por el pueblo a quién dedica su acción. También valora el buen ambiente del grupo, que facilita el duro trabajo.

Los cuatro coinciden en que Cáritas debe darse más a conocer a los jóvenes, porque ellos son el futuro de la Iglesia y deben sentirse parte de Cáritas. Esa labor está muy asentada en la parroquia San Juan de Dios, tal y como destaca Lole, en la que desde Perseverancia se hace partícipe a los jóvenes, invitándoles a participar en las diferentes campañas, empezando así a sentirse parte activa. Como consecuencia, gozan de un grupo de Cáritas en el que hay componentes de 19 años y de más de 70, y donde se consideran uno más pues, como señala Lole, “los jóvenes son escuchados en el grupo como uno más, su opinión cuenta”.

Cáritas andaluzas

Reconocen que desde fuera se ve raro que un joven sea voluntario de Cáritas, incluso en el mismo encuentro había muchos jóvenes que eran trabajadores en otras Diócesis. Les llamó la atención que el número de voluntarios era mayor en las Cáritas Diocesanas andaluzas.
Tras la gran experiencia vivida, ven necesaria una mayor presencia de Cáritas en los grupos parroquiales de catequesis y perseverancia para dar a conocer a niños y jóvenes su identidad y la labor que se realiza. “Lo que no se conoce es difícil que llame la atención”, concluyen.

Experiencia de fe integral

Además, estos cuatro jóvenes tienen en común haber participado del Campo de Trabajo Lázaro, una experiencia que la delegación de infancia y juventud, junto con Cáritas Diocesana, viene desarrollando durante más de veinte años en nuestra diócesis.

Para ellos, como para otros muchos jóvenes, el campo de trabajo supuso un contacto directo con Dios a través del prójimo. Zacarías lo define como una experiencia de fe integral, donde se descubre que “Jesús está igual en el altar que en el inmigrante al que le das clases de español”, porque reconoce que es maravilloso “ver a Jesús por la mañana en los más necesitados y, por la tarde, en la oración frente al Santísimo”.

Por el bien que a ellos les ha hecho esperan que cada vez sean más los jóvenes de las parroquias que se animen a participar de estos encuentros que tanto acercan al Señor.
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

50 años acompañando a los más pobres

Calendario

Enero 2019
L M X J V S D
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3