Hogar Pozo Dulce

El Hogar Pozo Dulce fue uno de los grandes frutos del Gran Jubileo del  año 2000 para la Iglesia de Málaga. Cáritas y las Hijas de la Caridad, que habían detectado la necesidad de crear un centro donde poder acoger a las personas sin hogar que vivían en las calles de nuestra ciudad, pusieron en marcha la campaña Un gesto, un techo, un hogar. Miles de fieles aportaron el sueldo de un día, participaron en las colectas extraordinarias... La Compañía de Jesús donó la casa para que se rehabilitase, las instituciones públicas hicieron su aportación, Cáritas puso el resto y las Hijas de la Caridad su presencia diaria gratuita en la dirección y el servicio a los acogidos.  

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
Hoy, 27 de septiembre, que la Iglesia recuerda, de manera especial, la figura de San Vicente de Paúl, cofundador de las Hijas de la Caridad, voluntarios, trabajadores y acogidos del Hogar Pozo Dulce han querido volver a encontrarse y comenzar juntos un nuevo curso. Por esta razón, se han dado cita en la iglesia del Sagrado Corazón en la capital, donde han participado juntos de una eucaristía celebrada por el sacerdote Rafael Quevedo y concelebrada por el delegado episcopal de Cáritas Diocesana, Antonio Collado.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
El director del Hogar Pozo Dulce, Francisco Javier Jiménez, un año más, ha elaborado junto a Manuel Garrido, miembro de equipo de Cáritas Diocesana de Sevilla (ambos en representación de Cáritas Regional de Andalucía) el capítulo sobre desigualdades sociales del IV informe del Observatorio de la Desigualdad de Andalucía, que se presentará el próximo lunes 21 de junio en el Ateneo de Mairena del Aljarafe (Sevilla) a las 20,00h.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
En las dos últimas décadas, decenas de personas sin hogar que se encontraban en las calles de nuestra ciudad, han hallado en el Hogar Pozo Dulce un lugar donde poder vivir con dignidad, volver a sentirse querido, escuchado, respetado. Hasta llegar allí, en buena parte de los casos, ha sido necesario recorrer junto a ellos un largo camino de semanas e incluso meses, tiempo este en el que el equipo que compone la Unidad de Calle del centro gestionado por Cáritas Diocesana, se encarga de visitarles, acompañarles y orientarles.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
Jennifer García es una de las trabajadoras del Hogar Pozo Dulce, un centro de Cáritas para personas sin hogar donde se han adaptado a la situación con una actitud muy positiva.

«En el Hogar Pozo Dulce nos tomamos esta situación de manera muy responsable desde que se decretó el estado de alarma y actuamos a tiempo para que los residentes de la casa no salieran a la calle bajo ningún concepto, haciéndonos cargo de todo cuanto necesitasen para salvaguardar su salud.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s