Hogar Pozo Dulce

El director del Hogar Pozo Dulce, Francisco Javier Jiménez, un año más, ha elaborado junto a Manuel Garrido, miembro de equipo de Cáritas Diocesana de Sevilla (ambos en representación de Cáritas Regional de Andalucía) el capítulo sobre desigualdades sociales del IV informe del Observatorio de la Desigualdad de Andalucía, que se presentará el próximo lunes 21 de junio en el Ateneo de Mairena del Aljarafe (Sevilla) a las 20,00h.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
En las dos últimas décadas, decenas de personas sin hogar que se encontraban en las calles de nuestra ciudad, han hallado en el Hogar Pozo Dulce un lugar donde poder vivir con dignidad, volver a sentirse querido, escuchado, respetado. Hasta llegar allí, en buena parte de los casos, ha sido necesario recorrer junto a ellos un largo camino de semanas e incluso meses, tiempo este en el que el equipo que compone la Unidad de Calle del centro gestionado por Cáritas Diocesana, se encarga de visitarles, acompañarles y orientarles.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
Jennifer García es una de las trabajadoras del Hogar Pozo Dulce, un centro de Cáritas para personas sin hogar donde se han adaptado a la situación con una actitud muy positiva.

«En el Hogar Pozo Dulce nos tomamos esta situación de manera muy responsable desde que se decretó el estado de alarma y actuamos a tiempo para que los residentes de la casa no salieran a la calle bajo ningún concepto, haciéndonos cargo de todo cuanto necesitasen para salvaguardar su salud.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
El Hogar Pozo Dulce, para la acogida de personas que viven en la calle, cuenta desde su origen con una comunidad de Hijas de la Caridad, entre las que se encuentra Sor Josefina Sánchez, a quien le ha sorprendido muy gratamente la actitud tan positiva que han adoptado los acogidos y disfruta cada día de esta oportunidad para conocerlos mejor.

«Para nosotras es muy gratificante poderles ayudar en esta situación que se nos ha presentado y que nadie esperaba. Son personas muy habituadas a estar en la calle y, sin embargo, se lo han tomado como un deber que tienen que cumplir por los demás. Lo estamos viviendo como una Gracia de Dios, al verlos con paz, serenidad, bien organizados, con juegos, lecturas, televisión, etc.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

La tarea como trabajadora social de Remedios Romero en el Hogar Pozo Dulce ha cambiado durante esta etapa de confinamiento. Después de tantos años en este centro para personas sin hogar, la respuesta de los acogidos ante una situación tan adversa, le ha impresionado.  

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s