Los acogidos del Hogar Pozo Dulce están empeñados en concienciar a los más jóvenes acerca de la adicción al alcohol y de las terribles consecuencias sobre la vida de las personas.  Por ello, dos de sus acogidos, Rafael y Ángel, asistieron hace unos días al Colegio La Asunción, en la malagueña barriada de El Palo, con objeto de poder alertar a los alumnos sobre un asunto en el que todos, en algún momento de sus vidas, pueden  ser vulnerables.

El testimonio directo de dos personas afectadas ha logrado captar el lado más sensible de los adolescentes, que mostrando un gran interés, no dejaron ni una sola pregunta guardada en el tintero. Por parte de los dos acogidos, esta tarea supone un gran reto, pero la satisfacción de poder ayudar a los demás a través de su propia historia, les hace sentir recompensados. Con esta iniciativa, a quienes tienen la suerte de conocerles y tratarles cada día en el Hogar, les brindan un motivo más por el que sentirse orgullosos de sus logros.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s