Un indigente de nacionalidad polaca, que llevaba en la capital unos seis meses, fue encontrado muerto en la madrugada de ayer en la Plaza de la Solidaridad a consecuencia de la fuerte bajada de las temperaturas.

Como él, cada día cuando se apagan las luces y todos regresamos a nuestros hogares, decenas de personas duermen en las calles y se refugian del frío con la ayuda de grandes cajas de cartón. Una de las zonas de Málaga más frecuentadas por los indigentes es el entorno del Perchel y la Plaza de la Solidaridad, donde fue encontrado ayer el cuerpo sin vida de esta persona de aproximadamente cincuenta años, del que no ha transcendido su identidad. Los agentes, que atendieron el caso, estimaron que la causa de la muerte ha sido el hambre o el frío.

Aunque la red de centros de acogida de la capital está saturada de forma permanente, especialmente en las largas noches de invierno, las personas sin techo están atendidas casi a diario por las unidades de calle de Cáritas.

Hogar Pozo Dulce

El Hogar Pozo Dulce, de Cáritas, acoge a personas que han cronificado su situación sin hogar, en ocasiones con deterioro de salud y con gran dificultad para acceder al mercado laboral.

Un equipo de voluntarios se encarga de contactar con las personas que viven en la calle y realizar con ellas una labor de acompañamiento, de manera que se pueda facilitar su acceso a los recursos existentes. Estos equipos suelen conocer bien al centenar de personas que, se calcula, viven de forma permanente en las calles de nuestra ciudad. 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s