El pasado 4 de abril, acogidos y voluntarios del Hogar Pozo Dulce visitaron Benaoján.

Un grupo de personas pertenecientes a la parroquia, se encargó de la acogida y acompañó a los visitantes durante la jornada. Todos juntos asistieron a la Cueva de la Pileta, el Matadero y la Cueva del Gato, y degustaron en el almuerzo la gastronomía típica del pueblo.

Disfrutaron, gracias a la cálida acogida, de un día inolvidable. Tanto los residentes como los voluntarios del Hogar, agradecieron a Curra, a Fran (de Cáritas Diocesana), Francisco Lairet (guía en la Cueva de la Pileta), Amparo, y José Villasclaras (párroco), su atención, paciencia y generosidad.

Además del regalo de sentirse verdaderamente acogidos, fueron obsequiados con un lote de productos caseros.
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s