Residencia Buen Samaritano

Colichet, Buen Samaritano y el Hogar Pozo Dulce han recibido ya las vacunas contra la Covid-19. En Pozo Dulce el 5 de enero, y en el Buen Samaritano y Colichet, entre los días 10 y 12 de enero. Como explica Patricio Fuentes, director del Buen Samaritano, «hay que destacar el gran despliegue por parte de la sanidad pública, junto al compromiso de los trabajadores de los centros, que permitió vacunar a las personas residentes y a los trabajadores. En El Buen Samaritano se desarrolló todo con normalidad y gran alegría. Era casi como la llegada de los Reyes Magos. No hubo ninguna incidencia ni ha habido reacción posterior a la misma».

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
Francisco Domínguez, psicólogo del Centro Gerontológico Buen Samaritano de Cáritas Diocesana de Málaga, cuenta cómo están viviendo los mayores este tiempo de pandemia.

Mucho se ha hablado desde el mes de marzo sobre la vida en las residencias de personas mayores. Sabemos y sentimos que ha sido y está siendo una franja de edad muy azotada por la pandemia que estamos sufriendo. Hay muchos datos sobre esto y no es el objetivo de estas líneas incidir más en ellos.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Para ayudar al centro gerontológico El Buen Samaritano, de Cáritas Diocesana de Málaga, durante la actual crisis del COVID-19, un grupo de profesionales, con la ayuda de numerosas empresas privadas, puso en marcha la iniciativa “Mayores Sanos Málaga”. Su principal objetivo era dotar de fondos al centro para que pudieran adquirir los materiales de protección necesarios, ante la falta de batas desechables, mascarillas, guantes, etc.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
Con objeto de poder ayudar a los mayores y enfermos acogidos en los centros de Cáritas Diocesana de Málaga ante la difícil situación generada por la pandemia, desde el Real Cuerpo de Bomberos de Málaga surgió la iniciativa de recaudar fondos, con la implicación de familiares y amigos.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

La Cruz llega al centro Buen Samaritano en la tarde noche del día 27, y allí es acogida por los residentes, miembros del Círculo de Silencio de Churriana y un grupo de jóvenes que, junto al sacerdote, Javier Guerrero, estaban el viernes y sábado de retiro- convivencia en Monsalve. «Cuando supimos que la Cruz llegaba a "dormir" con los más humildes queríamos estar allí para que a su llegada no estuviera sola. Gracias a Patricio, Director de la Residencia, y de Monchi, Delegado de Migraciones, así puedo ser -cuentan sus catequistas-. A la misma hora que llegaba el barco de Melilla, a las 22.00 h., salíamos en oración desde Monsalve con la guía del Cirio Pascual, Resurrección y Gloria, y llevando en nuestras manos una vela que quería ser faro para los que no tienen para llegar a buen puerto. Mientras recorríamos las calles de Churriana iban uniéndose más personas portando su luz, eran  puntos luminosos que se acercaban y temblaban con la misma emoción y sentimiento que llevábamos... A las 23.00 h. llegó la Cruz que fue llevada en procesión por los jóvenes a la capilla, allí continuamos la oración que concluimos con la adoración de la Cruz. Orar, tocarla, besarla...por todos los que están en camino, por todos los que llegaron y por todos los que se perdieron es algo que nunca podremos olvidar».

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s