Hoy es día de celebración para residentes y trabajadores del centro gerontológico El Buen Samaritano y muy especialmente para el sacerdote Juan Miguel González Rubio, quien cumple 50 años de ordenación sacerdotal, toda una vida de servicio en parroquias de distintos pueblos en los que también ha ejercido como maestro. En la eucaristía de acción de gracias, celebrada esta misma mañana en la capilla del centro, también le han acompañado el obispo emérito, D. Ramón Buxarrais, el delegado para el Clero, Francisco González, y otros compañeros y amigos.

Desde hace más de cinco años, Juan Miguel forma parte de la gran familia de este centro de Cáritas Diocesana, donde continúa cumpliendo con su misión pastoral, acompañando y guiando a cuantos le rodean con sus palabras y con su oración constante.

Para el recordatorio de este día tan especial Juan Miguel ha elegido la conocida imagen del Buen Pastor del Seminario de Málaga acompañada del texto “El Señor es mi pastor, nada me falta con Él” (salmo 23).
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s