La revista Colichet viene cargada con todos los sentimientos y emociones vividos en la casa de acogida durante estos meses de pandemia en los que la ausencia de los voluntarios, por motivos de seguridad, determinó un cierto cambio en las rutinas. Durante este periodo, los acogidos se volcaron en llenar su tiempo realizando las tareas que aprendieron gracias a la dedicación y esfuerzo de los voluntarios, quienes, a pesar de la distancia no dejaron de transmitirles en ningún momento su cariño, afecto y cercanía, con la ayuda de las nuevas tecnologías.

Expresar sus inquietudes

La revista viene siendo para ellos un medio fundamental para expresar sus inquietudes y experiencias. En esta ocasión, uno de los acogidos, Juan Heredia, ha querido plasmar sus sentimientos en una de estas páginas: «Sentí mucha alegría cuando algunos voluntarios empezaron a venir, ellos son para mí como hermanos mayores.... Jamás perderé la esperanza en que todo vuelva a la normalidad». También podemos encontrar en este número el testimonio de Manuel Gómez que, a consecuencia de un cáncer de garganta, perdió la capacidad de hablar y ha encontrado en la cerámica una nueva forma de expresarse «El hecho de no poder hablar con mis compañeros me lleva a aislarme por completo, siento que los problemas se me acumulan, además del dolor que padezco de la intervención quirúrgica. Dios me ha dado una forma de expresarme a través de mis trabajos de cerámica y con mi jardín».

 Quienes estén interesados, pueden conocer estas y otras muchas historias descargando la revista (pinche aquí)

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s