Empleo y Economía Social

Tras más de 100 días, el alumnado del centro formativo Sagrada Familia por fin vuelve a las aulas. El apoyo entre compañeros y el acompañamiento cercano y personalizado que les ha ofrecido el profesorado durante todo este tiempo ha sido fundamental para que los alumnos mantuvieran vivas las ganas de seguir formándose y mejorando sus posibilidades laborales.

Ha sido un periodo difícil para todos en el que se han tenido que realizar grandes esfuerzos para adaptarse con rapidez a las nuevas rutinas de aprendizaje que se impusieron de la noche a la mañana. Para buena parte del alumnado continuar con las clases de manera telemática era especialmente complicado debido tanto a la falta de recursos económicos como a la de medios tecnológicos. Con el fin de minimizar estas dificultades y ofrecer una respuesta eficaz a los participantes de los cursos formativos, desde Cáritas Diocesana de Málaga se ofrecieron ordenadores portátiles, se facilitaron conexiones a internet e, incluso, según cuenta la directora del centro formativo, Mª Auxiliadora Moreno, en alguna ocasión han tenido que llevar al domicilio de algún alumno las actividades, folios y bolígrafos. «La llamada brecha digital se ha dejado notar especialmente en estas circunstancias y, si para conseguir que nadie se quedase atrás, teníamos que hacerles llegar el material a su casa, se hacía. Nosotros tenemos muy interiorizado que lo más importante son nuestros alumnos y hemos vivido este tiempo con un gran compromiso», explica María.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
Los alumnos de “Sagrada Familia” siguen recibiendo sus clases de manera telemática gracias al apoyo de los profesores y de Cáritas, que han puesto ordenadores y conexiones a internet a disposición de aquellos que carecían de recursos. En este momento, el acompañamiento y el ánimo que les transmiten los profesores son más importantes que nunca, ya que muchos de ellos se enfrentan a situaciones verdaderamente complicadas.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
Miguel Ángel Castro, como todos sus compañeros, continúa dando clases online a los alumnos del centro formativo “Sagrada Familia”. Ordenadores y teléfonos se han convertido en los principales aliados para no perder el gran vínculo existente entre maestros y alumnado.

«El día a día de mi trabajo me hace tener que estar muy en contacto con las personas, ya sea con el teléfono o con el ordenador. A todos nos ha costado habituarnos a comunicarnos a través de estos medios. Puede parecer algo frío, pero es todo lo contrario. Nos han ayudado a mantener la cercanía, el cariño y el compromiso. Y es que, aunque ha cambiado el medio, el fondo sigue siendo el mismo. Mis compañeros y yo intentamos que a los alumnos no les falte nuestra compañía, y que a través de todos los medios a nuestro alcance, estén atendidos en todas sus necesidades, pues muchos de ellos lo están pasando muy mal. Vamos gestionando y haciendo malabares para que al menos no les falte lo más esencial.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
En el centro formativo Sagrada Familia se celebró ayer el acto de clausura del segundo semestre de 2019. Los alumnos recibieron los diplomas acreditativos correspondientes a sus respectivas especialidades de la mano del equipo docente y del director de Cáritas Diocesana de Málaga, Francisco José Sánchez Heras. También estuvo presente el equipo de voluntarios que les acompaña durante todo el curso y el técnico del Área de Empleo, Antonio Carballo.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Hace tan solo seis años, Nancy Pérez Aldana, sin vivienda ni empleo, llegó a Cáritas en busca de ayuda y se topó con una fila de personas que aguardaban su turno para solicitar la realización de unos cursos formativos. Comienza entonces un largo e intenso camino de superación y esfuerzo que, dentro de unos meses, la llevará a convertirse en empresaria.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s