Mañana sábado, día 28 de mayo, Cáritas celebrará su 25 Aniversario con una Jornada de puertas abiertas en la parroquia Sagrada Familia- situada en la barriada Tiro Pichón-en cuyos salones se desarrollan varios talleres a lo largo del año. Allí se darán cita antiguos alumnos y profesores, arropados por los colaboradores de Cáritas.

El aniversario llega acompañado de buenas noticias para toda Cáritas Diocesana, en especial, para el Área de Empleo y Economía Social. Ayer, el director de Cáritas Diocesana de Málaga, Francisco J. Sánchez Heras, fue recibido en audiencia por Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias para la firma del convenio con la Fundación Hesperia, que dota a los talleres  formativos de 45.000€, que se destinarán a renovar el equipamiento de las clases prácticas. También, hace unos días, el Ayuntamiento de Málaga concedió uno de los barracones de El Ejido a Cáritas para su uso como aula para los talleres formativos durante los próximos 20 años.

Un largo recorrido

La Iglesia diocesana de Málaga a través de Cáritas comenzó su andadura en la formación para el empleo en el año 1983 con una serie de acciones puntuales. Tras los resultados obtenidos en esta primera toma de contacto, en 1985 el programa de empleo se plantea dar un paso más en el ámbito de la formación. Así,  el proyecto surge de una profunda mirada de la realidad, a través de los ojos de Dios, por parte de numerosas personas cristianas, voluntarias y profesionales de Cáritas, que fueron interpeladas en su vida por el mensaje del evangelio.  El largo camino recorrido durante estos 25 años ha sido posible gracias al compromiso de decenas de voluntarios que con una gran generosidad han dedicado mucho tiempo y esfuerzo a formar a estas personas.

Desde que se crearan los cursos, más de 2.300 personas han recibido la formación necesaria  para desarrollar diferentes oficios e insertarse social y laboralmente.

De manera aproximada, el 60% de los participantes que finalizaron los cursos entre 1983 y 1991, encontraron un empleo en los meses siguientes; de 1992 a 2002, el 40%; y de 2003 a 2010, el 20%. Ante el descenso en la empleabilidad provocado por la crisis económica y las exigencias del mercado, el área de empleo de Cáritas ha reforzado la labor de intermediación con empresas y el apoyo al autoempleo, mediante la orientación y la concesión de microcréditos.

Para realizar esta tarea hemos contado con la colaboración, a través de subvenciones, de administraciones públicas (el Instituto Andaluz de Servicios Sociales, Consejería de Trabajo de la Junta de Andalucía, Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, y el Fondo Social Europeo) y entidades privadas (Fundación Santa María).  También ha sido fundamental la colaboración de las comunidades parroquiales que han acogido los diferentes cursos que se han impartido (Ntra. Sra. de la Esperanza y San Eugenio de Mazenod, Sta. Mª de La Amargura, Sagrada Familia y Virgen del Camino).

El perfil del alumnado

Durante todos estos años ha habido una serie de cambios en relación a los destinatarios, tratando de adaptarse en todo momento al ritmo de la evolución social. Así pues, mientras los primeros cursos estaban dirigidos exclusivamente a jóvenes que no habían finalizado los estudios básicos, a lo largo de los años se ha ido ampliando la oferta formativa a personas con edades más avanzadas. Además se ha prestado mayor atención a la mujer y a su incorporación al mercado laboral, teniendo especialmente en cuenta la conciliación de la vida familiar y laboral.

Actualmente, los participantes son personas desocupadas mayores de 16 años, que por diversas causas, no han tenido acceso al sistema educativo y cuentan con una serie de dificultades para enfrentarse a la búsqueda de empleo. La mayoría de ellos presentan algún tipo de carencia en cuanto a  habilidades sociales y cognitivas, autoestima, falta de motivación y apoyo familiar. Un gran número de alumnos provienen de familias con graves problemas sociales y laborales, carecen de unas pautas educativas adecuadas y proceden de barrios con un alto grado de exclusión social. Su cultura laboral no alcanza a valorar el trabajo, ni la necesidad de formarse, provocando, en buena parte de los casos, una cierta desmotivación al respecto.

Diferentes especialidades formativas se han impartido en estos 25 años y por el siguiente orden cronológico: Mecánica de coches, Carpintería y ebanistería, Frío y calefacción, Albañilería, Auxiliar de mecánica de vehículos ligeros (coches y motos), Mantenedor de edificios, Auxiliar de Ayuda a domicilio, Auxiliar de Ayuda a domicilio y residencias, Auxiliar de Hogar y  Auxiliar electromecánico del automóvil.

Contenidos y metodología

La opción de Cáritas por el empleo no es algo aislado al resto de las intervenciones que lleva a cabo. Forma  parte del proceso que se realiza con los grupos con los que se trabaja, ya que la finalidad es conseguir la inserción social plena.

Tanto en el campo de los contenidos como en el de la metodología, se han producido  cambios muy significativos en los últimos años, siempre en busca de un modelo más participativo, integral e individualizado.  Si anteriormente el objetivo prioritario era el aprendizaje de una profesión y la inmediata incorporación al mundo del trabajo,  con el tiempo, este modelo ha ido completándose, incorporando a la formación estrictamente práctica, el desarrollo de habilidades y actitudes sociolaborales que favorecen la inclusión en el mercado laboral y su mantenimiento en el mismo. Además, en algunos casos, estas acciones pueden ser reforzadas con otras paralelas, realizadas desde otros programas de Cáritas o en colaboración con otras instituciones. Nuestro sistema también les permite acceder a la formación reglada: ESO, FPI (Grado Medio), carné de conducir, etc.

Actualmente, los contenidos se estructuran en módulos de formación específica y dos módulos transversales de cultura general, alfabetización, habilidades sociales, orientación laboral,  etc., facilitando en cualquier momento la incorporación del alumno a la actividad. Al finalizar cada uno de los módulos, las personas que hayan superado la evaluación, obtienen un certificado, correspondiente al número de horas impartidas, reforzando de este modo, las metas alcanzadas.

El modelo de trabajo que se ejecuta, corresponde con el de los Itinerarios de Inserción Socio-Laboral, que aporta una metodología de trabajo integral.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s