A finales del pasado año se clausuró un curso de Auxiliar de Ayuda a Domicilio organizado por Cáritas Diocesana de Málaga, en el que participaron diecisiete mujeres inmigrantes en situación de vulnerabilidad y que ha tenido una duración de nueve meses.

Hay que destacar la emotividad que se vivió durante el acto, tanto por parte de las alumnas que han llegado al final de un camino que les aporta esperanza y les da la posibilidad de conseguir la inserción laboral, gracias a la formación recibida, como por parte del equipo formativo del Área de Empleo de Cáritas, que pone el corazón en cada proyecto que realiza.

El grupo de profesores y voluntarios de este taller son conscientes que el itinerario de inserción aún está inacabado, ya que ahora falta el último paso y más importante, conseguir la inserción laboral de estas personas. Por ello, desde estas líneas,  solicitamos a las empresas del sector de ayuda a domicilio la posibilidad de contar con este grupo de profesionales, bien cualificadas, tanto técnica como humanamente.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s