El trabajo constituye una de las claves que hacen posible la realización personal. Todas las personas necesitamos sentir que nuestra vida tiene sentido, saber que cuando nos levantamos por la mañana nuestro día, aunque cansado, estará lleno de actividad y que la misma va a contribuir para que los que más queremos tengan lo suficiente para cubrir sus necesidades básicas con dignidad.

Son numerosos los estudios que se han realizado donde se pone de manifiesto que la falta de empleo lleva a la persona a sufrir consecuencias negativas tanto personales como familiares. El desempleo en los jóvenes genera agresividad y sentimiento de fracaso personal. Una situación de desempleo continuado en el tiempo genera la frustración de no poder hacer nada para conseguirlo y lleva a la persona a la desesperanza, la depresión y la angustia vital.

Ante la dolorosa realidad de las personas desempleadas que acuden a Cáritas, respondemos con escucha, intentando que la persona que viene se sienta acogida, comprendida en su sufrimiento y ofreciéndole una ayuda económica que, la mayoría de las veces, no es suficiente para paliar sus necesidades ni llegar a mitigar los efectos devastadores que en la dignidad de la persona produce el desempleo.

Nuestras fuerzas se ven muy limitadas ante la frase “yo no quiero ayudas, yo quiero trabajar” que es la que suelen decir estas personas cuando acuden a Cáritas.

Una respuesta cargada de esperanza

En el programa de empleo de Cáritas Diocesana de Málaga, consideramos que nuestro hacer en relación al empleo debe ser motivador y transformador. Debe ir buscando nuevas formas que sean signos de esperanza.

Trabajamos desde el acompañamiento, la cercanía, respetando los procesos, pero al mismo tiempo facilitando que las personas puedan acceder al empleo ansiado.
Es por eso que, desde el programa de empleo, apostamos por apoyar iniciativas que surgen desde el acompañamiento realizado a estas personas en sus Cáritas Parroquiales y que pueden constituir una posibilidad de empleo.

Uno de los recursos empleados desde hace varios años es la ayuda económica a modo de préstamo y la orientación laboral a las iniciativas presentadas para la puesta en funcionamiento de un negocio particular. Este recurso es un apoyo que complementa la labor que desde las acogidas realizan las Cáritas Parroquiales. Así pues, las iniciativas presentadas proceden, en su mayor parte, de las parroquias de nuestra diócesis.

Promoción y participación

El objetivo es ayudar a personas, desde el proceso de acompañamiento planteado, a comenzar una actividad laboral, que pueda cubrir su necesidad de empleo, y además generar ingresos para las necesidades básicas familiares, fomentando así la promoción y participación como claves de su propio proceso personal y proyecto de vida.

Tratamos que el préstamo económico vaya más allá de la propia concesión para la puesta en marcha del negocio, pues como nos indica el Modelo de Acción Social de Cáritas, poniendo a la persona en el centro de nuestro trabajo, ésta empezará a recuperar su dignidad, sintiéndose, por tanto, partícipe de su propia vida, de su propia historia.

Deseamos que estas iniciativas sean orientadas y, si procede, apoyadas por los recursos públicos existentes de las distintas administraciones, tanto local como autonómica. Por eso animamos y orientamos a las personas a solicitar las ayudas públicas, ejerciendo así un derecho que la administración debe facilitar. Cuando las iniciativas presentadas no tienen acceso a estas ayudas y tampoco es posible un crédito ordinario, Cáritas les concede estos pequeños préstamos que posibiliten a las personas iniciar su propio camino de autoempleo.

Por todo esto creemos, desde el programa de empleo, que el apoyo a este tipo de iniciativas despierta la esperanza y que como dice el sociólogo y teólogo García Roca “la esperanza no solo es activa, sino que es también transformadora del propio sistema que produce inequidad y sufrimiento”.

Proyectos apoyados en 2015

• Puesta en marcha de una panadería (CP Madre de Dios)

• Puesta en marcha de una hamburguesería (CP San Pablo)

• Apoyo para la puesta en funcionamiento de un puesto de ropa en mercadillos municipales. (CP Virgen del Camino)

• Apoyo para la reapertura de un quiosco. (SS.SS Cañaveral)

• Apoyo para la legalización de un taller de mecánica (CP Madre de Dios)

• Apoyo en los gastos de una asesoría (CP Ntra. Sra. de La Victoria)

Importe total de los préstamos concedidos en 2015: 14.700€
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s