La Organización Mundial de la Salud (OMS), en su constitución de 1946, define salud como el estado completo de bienestar físico, mental, espiritual, emocional y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. La salud implica que todas las necesidades fundamentales de las personas estén cubiertas: afectivas, sanitarias, nutricionales, sociales y culturales. Esta definición es utópica, pues se estima que sólo entre el 10% y 25% de la población mundial está completamente sana. Desde esta perspectiva la salud se concibe como el resultado de todos los factores que intervienen sobre la vida de los individuos, tanto los propios (sexo, edad o genética) como aquellos que tienen un carácter ambiental y son potencialmente modificables (conductas, formas y medios de vida, de carácter socioeconómico o cultural).

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s