Como todos los años desde 1988, el mundo entero conmemora el 1 de diciembre el Día Mundial del Sida. Cáritas también se suma y, especialmente, este año en el que ONU-SIDA propone un lema en el que trasciende la dimensión de salud y la conecta con las desigualdades que, a la vez, impulsan, no solo el sida sino otras pandemias. El lema es: “Poner fin a las desigualdades. Poner fin al sida. Poner fin a las pandemias”.

Tal como apunta ONU-SIDA, “sin una acción audaz contra las desigualdades, el mundo corre el riesgo de no alcanzar los objetivos de acabar con el sida para el año 2030, así como de sufrir una prolongada pandemia de la COVID-19 y una crisis social y económica cada vez mayores”. Es la realidad que estamos viviendo en estos últimos días de 2021.

Respeto e igualdad de oportunidades

A la vez, el Ministerio de Sanidad, el Plan Nacional sobre el Sida, pone en marcha la campaña “Vive en positivo”, con el objetivo de promover entre la población general actitudes de respeto hacia las personas con infección por el VIH, sensibilizando e informando sobre el derecho a la igualdad de oportunidades que evitan situaciones de discriminación, en el marco del Pacto Social por la no discriminación y la igualdad de trato asociada al VIH. El texto completo de la campaña es: Nadie debería ver limitados sus derechos y oportunidades por tener el VIH. ViveEnPositivo.

Seguimos acompañando

Por nuestra parte, como Cáritas, desde el acompañamiento directo y próximo a las personas con VIH, complementamos esta celebración advirtiendo sobre otra realidad pandémica reinterpretando la palabra SIDA: vivimos un auténtico Síndrome de InDiferencia Adquirida. Nadie, pero fundamentalmente las personas excluidas a nivel mundial, debe seguir sufriendo la indiferencia personal y estructural, en un mundo que cada vez más mira de lejos, ajeno, el sufrimiento humano injusto y evitable. Hoy es un día para alzar la voz, un día más, pero con mayor insistencia.
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s