El programa “Jere-Jere” de atención a las personas que ejercen la prostitución en las calles de la ciudad de Valencia, de Cáritas Diocesana de Valencia, que se lleva a cabo en colaboración con la Generalitat Valenciana, Delegación de Gobierno y el Ayuntamiento de Valencia, acaba de cumplir seis meses, con este motivo Cáritas quiere hacer una evaluación del trabajo desarrollado en este tiempo.

 

    El programa fue bautizado con el nombre de “Jere-Jere”, que significa “Poco a poco” en uno de los dialectos que se hablan en Nigeria. El trabajo se ha centrado en dos zonas de mayor concentración de mujeres nacionales y extranjeras que ejercen la prostitución: el barrio Velluters y la zona del Marítimo.

    Por su especial indefensión, por su carencia de “papeles”, dificultades con el idioma y carencias sociales de todo tipo, Cáritas, sin olvidar otros perfiles dentro del colectivo de personas prostituidas, centró su atención y su trabajo en el grupo de mujeres subsaharianas, que en este momento es el más numeroso. Se trata de mujeres muy jóvenes, aunque la edad media declarada es de 25 años.

    Durante los 6 meses transcurridos desde la puesta en marcha del programa, se han realizado 464 intervenciones en la calle, que han servido para establecer un primer acercamiento que posibilite otras actuaciones posteriores.

    En el ámbito de la salud, se han llevado a cabo 355 intervenciones, entre las que cabe destacar, información para el acceso a la red pública sanitaria, prevención de enfermedades de transmisión sexual, situaciones de emergencia, atención en embarazos, etc. Resaltar, sin embargo el hecho de que el 71,1% de este grupo aún no tiene cobertura sanitaria y el 44,64% todavía no ha iniciado los trámites para el acceso a las Tarjeta de Atención Sanitaria.

    En el ámbito jurídico la intervención se ha dirigido a ofrecer información general personalizada sobre los diversos procesos de regularización y documentación. Del grupo con el que se está trabajando -211-, hay que destacar que sólo el 17% (29) están con permisos en vigencia en este momento, y de ellas sólo 24 con posibilidad de trabajar legalmente en España (14,45%). El resto, o bien están esperando resolución a sus solicitudes (64), o bien se encuentran en situación irregular (73).

    En el área formativo-laboral, se han realizado 90 intervenciones, para favorecer el aprendizaje y uso del castellano, así como el desarrollo de actividades de capacitación para el trabajo. Hay que destacar que han participado 8 mujeres sin permiso de trabajo en los Cursos de servicio doméstico de Cáritas Diocesana.

    Otros ámbitos de actuación han sido, vivienda, acceso a servicios municipales, crecimiento personal, emergencias, etc.

    Cáritas Diocesana de Valencia recuerda que junto a la prostitución callejera hay otra, sobre la que se guarda un silencio cómplice, la que se ejerce en los clubes y casas de alterne, algunas de ellas de alto nivel. Cáritas denuncia igualmente el deterioro y abandono del Barrio Velluters, y las condiciones infrahumanas de vida en el barrio.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s