Avances en la Mesa Nacional por el Diálogo de Argentina (20 junio 2002)

En la última reunión de la Mesa Nacional para el Diálogo Argentino -un foro formal de trabajo que viene funcionando desde comienzos de la crisis con el objetivo de sentar unas bases de consenso que permitan acometer las reformas necesarias para atajar los problemas de Argentina- se acordó impulsar la firma, antes del 9 de julio, de un acuerdo nacional para renovar el aparato institucional y la actuación de los cargos públicos.

Los integrantes de la mesa -en la que ejercen un papel especialmente destacado los representantes de las Naciones Unidas y de la Iglesia argentina-- revisaron en la reunión celebrada el pasado 13 de junio el borrador definitivo del acuerdo y analizaron de forma muy positiva la decisión del presidente Eduardo Duhalde, manifestada dos días antes, de avanzar en las gestiones que hagan posible que el acuerdo sea firmado por los gobernadores, las autoridades del Congreso y los líderes de los bloques parlamentarios.

En su última Asamblea Plenaria, la Conferencia Episcopal Argentina había subrayado su apoyo a la Mesa Nacional para el Diálogo, no sin censurar, al mismo tiempo, la demoras que se estaba produciendo en la presentación de sus conclusiones y la constitución de una mesa sobre la reforma estatal. Al mismo tiempo, el episcopado argentino decidió en esa reunión reforzar su presencia en la Mesa mediante la incorporación de tres nuevos obispos a la misma: el arzobispo de Corrientes, monseñor Domingo Castagna; el obispo de Lomas de Zamora, monseñor Agustín Radrizzani; y el obispo de San Salvador de Jujuy, monseñor Marcelino Palentini. Asimismo, la Plenaria episcopal acordó impulsar una mayor participación de los laicos en el trabajo desarrollado por la Mesa para el Diálogo.

El proyecto de acuerdo puesto a punto por la Mesa contempla la eliminación de privilegios tanto en los Presupuestos Generales del Estado y como en los de las provincias -como, por ejemplo, en las jubilaciones-- y una modificación en la estructura de los partidos políticos que posibilite una renovación paulatina de sus cuadros directivos.

Los integrantes de la Mesa han manifestado su intención de que se sumen al acuerdo, como testigos o garantes del mismo, tanto dirigentes empresariales y sindicales como líderes de organizaciones no gubernamentales. Según señaló el portavoz de la Mesa del Diálogo, José Ignacio López, el acuerdo pondrá fin a la primera fase del proceso y servirá de "paraguas" a otros consensos que se puedan alcanzar en otros sectores sociales, como, por ejemplo, las mesas sobre la salud o la justicia. Esta última está a punto de cerrar la celebración de un encuentro, con asesoramiento internacional, para analizar a fondo la reforma de la administración de Justicia en Argentina.

Más información: Campaña de Solidaridad con Argentina

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s