Durante los meses de mayo y junio, las Comisiones Arciprestales dedican parte de su tiempo a hacer balance del trabajo realizado durante el curso. Las principales consecuencias extraídas de sus Memorias, ponen de manifiesto una serie de constataciones de los efectos de la crisis sobre las personas que acuden a Cáritas en busca de ayuda.

La gran cantidad de ayudas planteadas durante este curso, han llegado a desbordar con creces sus recursos, tanto económicos como humanos.  El número de respuestas y de actuaciones realizadas por las Cáritas parroquiales se ha incrementado en un 30% respecto al balance realizado en el año 2008.  También han observado un cambio en el perfil de las personas que solicitaron alguna intervención: han aumentado el número de familias que han pedido ayuda por primera vez, regresan a Cáritas, algunas personas que ya habían finalizado procesos de inserción social y aumenta en un 20% el número de personas que se ven obligadas a utilizar los recursos específicos para personas sin hogar (albergues, comedores, etc…).

Las principales demandas han sido, junto a la búsqueda de empleo, la de ayudas para alimentación en el 93% de las Cáritas, para vivienda en un 84% y para el pago de suministros, en el 79%.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s