Anselmo Ruiz, técnico de Cáritas, y el edil de Igualdad de Oportunidades, Julio Andrade, presidieron ayer la entrega de diplomas a las participantes de la VII edición del proyecto Una mujer, una respuesta. Gracias a esta iniciativa de las Cáritas Parroquiales San José Obrero y San Pio X, diez mujeres, residentes en Palma-Palmilla, de distintas nacionalidades y etnias, han recibido formación teórico-práctica durante 280 horas sobre búsqueda de empleo, habilidades sociales y de resolución de conflictos, autoestima, cuidado del entorno, jardinería y limpieza, y relajación. 

 

 

El curso se ha desarrollado entre octubre y febrero. Para las prácticas en jardinería y limpieza, los voluntarios de Cáritas han contado, un año más, con la colaboración de la empresa Althenia, del grupo Sando. 

En el acto estuvieron presentes, además, Ruth Sarabia, directora general de Derechos Sociales y Participación Ciudadana, Juan Manuel García, director técnico del distrito Palma-Palmilla, y Francisco Martos, jefe de servicio de Sando.

Respuesta a las necesidades 

Este proyecto nace en 2009 en respuesta a las necesidades detectadas en la Palma-Palmilla a través de un estudio realizado por Cáritas y la Universidad de Málaga. En él se descubre que las mujeres eran en una amplia mayoría las sostenedoras de la economía familiar, para lo que demandaban formación y trabajo.

El proyecto ha empoderado ya a 60 mujeres residentes en el barrio, ofreciéndoles respuestas a los diversos problemas a los que se enfrentan diariamente. Según datos ofrecidos por la coordinadora de “Una mujer, una respuesta”, Francisca Cerezo, el 60% de ellas encuentran trabajo después de pasar por el curso.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s