Pasar de la acogida a la promoción era uno de los principales retos para los voluntarios del equipo de Cáritas Parroquial San Antonio Abad, en Churriana. Por esta razón, el año pasado decidieron dar un paso más para mejorar su acción, ayudando a las personas a desarrollar sus potencialidades y habilidades.

Informática, corte industrial, jardinería o peluquería son algunos de los cursos que organiza la Cáritas Parroquial. Se imparten tres días a la semana durante tres meses. En ellos participan las personas que acuden a Cáritas en busca de ayuda para el pago de suministros, alimentación, etc. Durante este tiempo reciben una pequeña aportación económica.

Este año, alrededor de veinte personas están participando en estos procesos formativos que se imparten en las instalaciones del Centro Gerontológico Buen Samaritano. Peluquería y jardinería son las dos especialidades que se están desarrollando en este curso.
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s