Desde hace algunos años las Cáritas Parroquiales de Antequera están haciendo un esfuerzo muy importante en la acogida y acompañamiento de tantas personas que se han visto afectadas por la crisis. Una crisis que no ha sido sólo económica, sino que ha afectado a algo más profundo, la visión de la persona y de la sociedad.

En este camino se ha planteado la necesidad, quizás no tan expresada como la económica, de fomentar espacios grupales en los que se pueda acompañar desde otro ámbito distinto a la acogida, y donde se pueda profundizar en cuestiones formativas y educativas.

Desde el curso pasado varias Cáritas Parroquiales se plantearon cómo concretar una acción que trabaje de forma grupal en el ámbito educativo, y cubra esta necesidad de relación y mejora formativa en la vida diaria de las personas a las que acompañamos.

Para ello, se ha desarrollado un proyecto que comenzó el pasado día 3 de marzo en los salones de la parroquia de la Santísima Trinidad. En él han participado nueve mujeres, que durante dos meses, han recibido formación en: Autoestima y habilidades sociales, alimentación sana y saludable, salud e higiene, economía doméstica y administración del hogar y orientación laboral. Catorce voluntarios de las comunidades parroquiales de Antequera se han encargado de impartir los contenidos. También ha colaborado el Centro de Salud de Antequera.

Con este proyecto se ha pretendido dar cobertura a las necesidades básicas de familias en situación de riesgo o exclusión social, especialmente de precariedad económica. Con este proyecto también se ha atendido una necesidad intangible que no permite la autonomía y el avance de la persona a ningún nivel si no está cubierta: la autoestima.

La clausura tuvo lugar a finales de abril, donde se hizo entrega de los diplomas a todas las participantes por parte del Director de Cáritas Diocesana de Málaga, Francisco José Sánchez Heras.
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s