Tras más de quince años, San Felipe Neri vuelve a tener Cáritas Parroquial. Durante todo un año, doce feligreses de la parroquia han desarrollado un proceso formativo, animados por su párroco Alejandro Pérez Verdugo y coordinados por Belén García Magallanes, miembro de los Servicios Generales de Cáritas Diocesana.

El nuevo grupo, que fue enviado en una eucaristía celebrada el pasado 24 de octubre, está formado por miembros de las tres cofradías presentes en la parroquia (Salutación, Sangre y Santa Cruz) y la Orden de Servitas. La dirección de Cáritas parroquial recae en manos de José Carlos Cervera.

Con la constitución de la Cáritas Parroquial, toda la comunidad cumple un objetivo pastoral marcado hace varios años. En palabras de su párroco «Es una gran alegría ver que las tres dimensiones de la parroquia están en marcha: catequética, litúrgica y caritativa».

En unos días, las familias del barrio, a las que se venía acompañando desde los Servicios Generales de la Rampa de la Aurora, podrán ser atendidas en el salón que se ha acondicionado en las dependencias parroquiales para este fin.
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s