Desde que se iniciara la pandemia hace ya casi un año, una gran cantidad de familias que han tenido que enfrentarse a graves problemas económicos, han llamado a las puertas de la Iglesia esperando recibir, ante la falta de respuesta por parte de las administraciones, un poco de escucha, de ayuda o, simplemente, unas palabras de aliento. Para poder brindarles su apoyo en tan difícil contexto social y sanitario, los voluntarios de la mayor parte de las Cáritas de nuestra diócesis, tanto en Málaga como en Melilla, desplegaron desde el primer momento toda su creatividad duplicando y hasta triplicando sus esfuerzos, afanados además por seguir sosteniendo los proyectos formativos que venían desarrollando con las familias más vulnerables.

Nuevos modelos para nuevas realidades

En algunas parroquias se han implantado incluso nuevos modelos formativos adaptados a la nueva realidad social y, sobre todo, a las nuevas necesidades. Este es el caso de Virgen del Camino, una Cáritas que llevaba más de cinco años desarrollando el denominado “Pretaller Puente”, un proyecto formativo grupal para mejorar las habilidades sociales y laborales de las mujeres que acudían al despacho de acogida en busca de ayuda y que ahora se ha visto obligado a interrumpirse. Durante dos meses, las participantes recibían conocimientos básicos de cocina y nutrición, informática u orientación para el empleo, entre otros. «Ahora que la situación ha cambiado tanto y que nos hemos visto obligados a reducir las actividades presenciales, hemos cambiado el sistema y los contenidos, centrándonos en sacar partido a las nuevas tecnologías, principalmente a los teléfonos móviles», explica Sergio Guardeño, director de la Cáritas Parroquial. Para ello han puesto en marcha un curso práctico: “Necesito trabajar ¿Puede ayudarme el móvil?”, gracias al cual, seis mujeres han aprendido a realizar desde sus teléfonos gestiones tan esenciales como: crear un correo electrónico, un certificado digital o redactar un currículum y enviarlo por whatsapp. «Los contenidos se imparten en dos sesiones de dos horas en las que también han podido conocer las principales aplicaciones y páginas webs para la búsqueda de empleo», añade Guardeño.

Otro ejemplo de compromiso con la formación y la promoción de las personas más vulnerables lo encontramos en la barriada Palma-Palmilla donde Cáritas sostiene desde hace más de una década el proyecto “Una mujer, una respuesta”. Cada año diez mujeres de muy diferentes edades y etnias participan de este proceso formativo que tiene como fin fomentar y mejorar las habilidades sociales y laborales de las participantes. Como explica su coordinador, José María Fernández, en esta ocasión han tenido que afrontar las dificultades añadidas que ha traído la Covid-19. «Con un poco de esfuerzo extra hemos conseguido continuar con esta iniciativa de manera presencial, gracias en gran medida a que los salones de la parroquia San Pío X cuentan con la amplitud necesaria para garantizar las distancias. Ha bastado con dividir el grupo en dos y aplicar todas las medidas de seguridad e higiene recomendadas», asegura. Corte y confección, peluquería, orientación laboral, búsqueda de empleo o habilidades domésticas y personales, son algunos de los contenidos que se abordan en cada una de estas ediciones.

Tampoco el coronavirus ha conseguido acabar con las clases de español para inmigrantes que se venían impartiendo en la Cáritas Parroquial María Madre de Dios, que ahora se mantienen de manera online.

Refuerzo educativo

Cuando hablamos de formación, tampoco podemos olvidarnos de los niños procedentes de familias con escasos recursos económicos a los que la pandemia ha acarreado grandes dificultades en su desarrollo académico. Algunas Cáritas Parroquiales que ya venían impartiendo refuerzo educativo a estos menores, han tenido que aumentar el número de grupos ante el incremento de la demanda, que en algunos casos ha llegado a duplicarse. San Fernando, Ntra. Sra. de La Victoria, Virgen del Camino o Ntra. Sra. de Las Flores son algunas de las parroquias de nuestra diócesis en las que se está atendiendo esta realidad. En esta última, además, han conseguido proporcionar tablets a los niños con mayores necesidades para que pudieran continuar sus estudios y minimizar los efectos de la brecha digital.
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s