Ya desde finales del verano de 2021, particularmente en el este de Ucrania, Cáritas anticipó una respuesta humanitaria ante la posible escalada del conflicto. Cáritas capacitó al personal y los voluntarios para aumentar su capacidad de satisfacer las necesidades de las comunidades locales y fortalecer su red. También pusieron a punto centros temporales para acoger y garantizar la asistencia a los desplazados internos, cuyo número muy probablemente aumentará considerablemente con el inicio de esta reciente intervención militar.

Respuesta de Cáritas Española

Cáritas Española trabaja en Ucrania desde 2010, donde apoya diversos proyectos de acción social y de emergencia. Actualmente, la cooperación con Cáritas Ucrania se centra en varios centros de atención a personas con diversidad funcional y de atención a familias vulnerables, así como la financiación de proyectos de emergencia en el Donbass (suministro de agua potable y prevención anti-Covid), con una partida de 150.000 euros aportados por la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional) mantienen su actividad.

Ante el estallido de la actual crisis, Cáritas Española ha expresado su solidaridad y cercanía con Cáritas Ucrania, y ha movilizado una partida inicial de 25.000 euros para apoyar el plan de respuesta de emergencia de Cáritas Ucrania. Asimismo, abre la campaña de emergencia “Cáritas con Ucrania” para canalizar la solidaridad de los donantes españoles hacia los proyectos de ayuda humanitaria puestos en marcha por Cáritas Ucrania para ayudar a las víctimas de esta grave crisis.

INFORME DE SITUACIÓN DESDE CÁRITAS UCRANIA

1. SITUACIÓN GENERAL.

A las 02.55 del 24 de febrero, el presidente de Rusia anunció una operación militar en Ucrania. Rusia ha lanzado misiles a las infraestructuras y puntos fronterizos. Tanques y tropas han entrado en Ucrania en puntos del Este, Sur, y Norte del país. De forma adicional a la zona de conflicto en el Este, los camiones militares rusos han cruzado la frontera de Bielorrusia en dirección a la región de Chernihiv, y desde Rusia a la región de Sumy, así como desde la ocupada Crimea por el Sur.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy declaró la ley marcial. A fecha de 24 de febrero, 18 civiles, incluidos 4 niños, han muerto. Según el presidente de la organización Refugiados Internacionales, “al ir a la guerra contra Ucrania, Rusia está creando una crisis que pone en riesgo la vida de personas que se desplazan, y crea un sufrimiento que sobrepasa nada de lo visto en Europa en décadas. Millones de personas están en peligro. Los gobiernos del mundo deben estar preparados para proveer de ayuda y protección a la gente que huye, así como a los heridos de guerra”. La organización de Naciones Unidas WHO (World Health Organization) reintera su preocupación por la seguridad, salud, y bienestar de los civiles afectados, y prevé una catástrofe humanitaria si la escalada bélica va a más. La situación es muy cambiante, y es difícil predecir los siguientes pasos.

Ucrania

Desde que empezó el conflicto Cáritas ha atendido a más de 706.000 personas. Los centros ofrecen alojamiento de corta estancia, aseo básico, comida y agua. Cáritas está haciendo un esfuerzo por acompañar esta atención con ayuda psicológica. Además del alojamiento se ofrecen 4.000 comidas al día por todo el país. Este servicio es básico para que las personas puedan llegar a un lugar seguro donde descansar y pensar sobre sus futuras decisiones.

Cáritas Ucrania está haciendo un gran esfuerzo para detectar los casos más vulnerables (madres a cargo de familias numerosas, personas mayores, mayores a cargo de nietos) con el fin de protegerles y acompañarles de manera específica.

Las líneas de acción prioritarias para Cáritas Ucrania son:
  • Reparto de información actualizada, comida caliente, agua, kits de higiene básica.
  • Transporte seguro para las personas evacuadas.
  • Refugio seguro y lavandería en los centros de atención.
  • Respuesta a casos especiales (ancianos, personas con discapacidad, menores) y apoyo emocional básico y zona de juegos para niños (deportes y manualidades) para eliminar la tensión.
  • Gracias a la solidaridad y confianza de la sociedad española en la red Cáritas apoyamos estas acciones con 3.000.000 euros.
Polonia

La actividad de Cáritas Polonia está centrada en:
  • Registro de personas y acompañamiento a alojamientos de los servicios públicos o de Cáritas en el caso de perfiles muy vulnerables.
  • Distribución de comida no perecedera.
  • Entrega de colchones y sacos de dormir.
  • Registro de menores no acompañados.
  • Distribución de información en los puntos de llegada.
  • Servicio de distribución de comidas, que atiende tanto a personas alojadas en recursos de Cáritas, como a personas que se alojan fuera de ellos.
  • Actualmente hay unas 8.600 personas atendidas en recursos de Cáritas, y se está dando apoyo a otras 30.000 alojadas en casas de particulares.
Más de 400 menores con sus tutores se han alojado en centros de Cáritas, casas de retiro y casas de religiosos. Se presta especial atención a los menores con diversidad funcional.

En total, desde que empezó el conflicto, se han beneficiado 573.000 personas (refugiados y locales vulnerables). Asimismo, desde que comenzó el conflicto, se han repartido 13.000 kits de comida no perecedera.

Rumanía

Cáritas Rumanía y las Cáritas Diocesanas del país se han movilizado para dar una respuesta humanitaria rápida y urgente. Desde inicio del conflicto, se ha atendido a 6.000 personas.

Actualmente hay 12 centros por todo el país que ofrecen alojamiento, comida y servicios básicos.

Asimismo, se ha hecho un envío de material de ayuda humanitaria a Ucrania.

Las líneas de acción prioritarias para Cáritas Rumanía son:

  • Alojamientos seguros y dignos de corta y media estancia.
  • Satisfacción de necesidades básicas de comida y enseres domésticos.
  • Los refugiados ucranianos acceden a los servicios sociales básicos.
  • Los desplazados internos de Ucrania satisfacen sus necesidades de comida y enseres básicos.
  • Gracias al apoyo y solidaridad de la sociedad, Cáritas Española apoya con 300.000 euros estas acciones.
Moldavia

Desde el inicio de la crisis, Cáritas Moldavia está distribuyendo ayuda humanitaria para cubrir tanto necesidades físicas (agua, comida, alojamiento y transporte), como emocionales. Además ofrece información sobre los recursos a los que se puede acceder y cómo, prepara actividades para niños y ayuda a las personas refugiadas a tomar una decisión sobre su futuro próximo. Cáritas Moldavia está haciendo un esfuerzo por aumentar sus actividades, de manera que se pueda dar respuesta al creciente flujo de refugiados. La prioridad se centra en los perfiles más vulnerables (mujeres con familia numerosa a su cargo, mayores a cargo de nietos y nietas, personas con movilidad reducida, personas con diversidad funcional).

Las líneas de trabajo priorizadas por Cáritas Moldavia para atender a 9.600 personas son:
  • Garantizar el transporte seguro desde la frontera a los centros de acogida.
  • Brindar centros de alojamiento seguros para descansar.
  • Asegurar el acceso a comida, servicios de higiene y aseos básicos.
  • Apoyar psicosocialmente a familias que han huido del conflicto.
  • Gracias al apoyo y solidaridad de nuestra sociedad, Cáritas Española puede apoyar esta intervención con 300.000 euros.
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s