Con motivo del Día de Caridad, Cáritas ha puesto en marcha la campaña "Derecho a la Educación", que quiere ayudar a tomar conciencia de que la educación es un elemento fundamental para el desarrollo de la persona.

Para explicar todos los datos de la campaña, queda convocada una rueda de prensa para el viernes 8 de junio, a las 12.00 horas en el Obispado de Málaga (C/ Santa María, 20), en la que estará presente Gabriel Leal Salazar (Delegado de Cáritas Diocesana) y Anselmo Ruíz Palomo (Director de Cáritas Diocesana). Ambos desarrollarán los datos que maneja la institución en cuanto a la pobreza en Málaga y denunciarán las diversas situaciones de injusticia social que se dan tanto en la capital como en la provincia.

Asimismo, se entregará a los asistentes un ejemplar de la Memoria de Actividades de los años 2005 y 2006 que acaba de ser editada por Cáritas Diocesana de Málaga. En ella se analizan los principales índices de pobreza de la diócesis y las distintas acciones que Cáritas lleva a cabo en favor de los más necesitados.

DATOS DE LA RUEDA DE PRENSA

Lugar: Obispado de Málaga (C/ Santa María, 20)

Hora: 12,00.

Participantes:

  • D. Gabriel Leal Salazar (Delegado de Cáritas Diocesana de Málaga)

  • D. Anselmo Ruíz Palomo (Director de Cáritas Diocesana de Málaga).

 

En Málaga y Melilla alrededor de 20.000 personas al frente de sus familias son pobres y analfabetos absolutos

Con motivo del Día de Caridad, Cáritas ha puesto en marcha la campaña "Derecho a una educación digna", que quiere ayudar a tomar conciencia de que la educación es un elemento fundamental para el desarrollo de la persona. La campaña pretende implicar a la comunidad cristiana y las administraciones públicas en acciones positivas de integración, individuales y colectivas, para la promoción y la defensa del derecho a una educación digna para todos y, en especial, para los más desfavorecidos.

Es importante resaltar que aún existen en el mundo unos 115 millones de niños a los que se les niega este derecho y no tienen oportunidad de acceder ni siquiera a la educación primaria básica. Pero esta falta de alfabetización no sólo acrecienta las diferencias entre distintos países, sino que también provoca enormes disparidades dentro de nuestra ciudad entre diferentes barrios, colectivos y etnias, pues no se puede luchar contra la pobreza si no se dispone de un nivel básico de conocimiento y educación.

Es necesario poner de manifiesto algunos datos preocupantes que evidencian la relación tan directa entre educación y promoción profesional. En nuestra provincia el 45,9% de los pobres son analfabetos y del porcentaje total de personas analfabetas, dos tercios son mujeres.

En Málaga y Melilla alrededor de 20.000 personas al frente de sus familias son pobres y analfabetos absolutos. Los diferentes estudios realizados sobre la pobreza en Málaga, inciden de forma directa en el bajísimo nivel cultural de los pobres y, especialmente, el de los cabeza de familia. Asimismo, es necesario añadir que los estudios revelan que cuanto más bajo es el nivel de estudios del cabeza de familia, mayor es la proporción de hogares en los que no hay ingresos en concepto de trabajo.

El derecho a la educación no debe quedarse, como tantos otros, en una declaración de buenas intenciones porque la enseñanza es un elemento fundamental para ayudar a reducir desigualdades. Es imprescindible y urgente que todas las personas, especialmente las más vulnerables, marginadas y empobrecidas, tengan acceso a una educación de calidad, que trate de paliar las desigualdades de partida, para que todas tengan las mismas oportunidades de desarrollo personal y de promoción social.

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s